Bizcocho de Yogur

Posteado por Charo 15/09/2017 0 Comentario(s) Recetas,

Es un clásico en todas nuestras cocinas. Seguramente, la recete más utilizada y la que primero aprendimos a hacer. Con el paso de los años en La Cocina de Mamá y la Nena hemos ido incorporando variaciones: manzana y nueces, un zumo de naranja, chocolate. La verdad es que esta receta admite un montón de variedades e improvisaciones.
En esta ocasión, hemos sido fieles a la original y la hemos aderezado con un poco de ajonjolí, que le da un toque muy especial.
Hemos estrenado el MOLDE DE BIZCOCHO DESMOLDABLE DE LA TIENDA DE MAMÁ Y LA NENA y nos ha gustado mucho! (es normal que al estar la masa un poco líquida se filtre por la junta, pero es muy poco y se corta muy bien con un cuchillo una vez horneado:

Esperamos que disfrutéis de la receta y de la compañía!

   

Ingredientes:
1 yogur natural o de tu sabor preferido
1 vasito de yogur de aceite de oliva
2 vasitos de yogur de azúcar
3 vasitos de yogur de harina
4 huevos
1 sobre de levadura química de repostería (no hace falta si usáis la harina de Mercadona preparada para bizcochos)
Esencia de vainilla (opcional)
Ralladura de limón y naranja
Canela en polvo al gusto
2 cucharadas soperas de ajonjo

Preparación:
Mezclar enérgicamente los huevos con el azúcar hasta que blanquee un poco y salga espumita (de esta forma, al meter mucho aire en la mezcla, favorecemos que suba en el horno)
Incorporar el yogur y seguir batiendo.
Añadir la ralladura, canela, ajonjolí y esencia de vainilla y mezclar un poco más
Verter el aceite y terminar de batir
Por último, incorporar la harina con levadura: si lo haces a mano, con movimientos envolventes hasta que esté bien integrada. Si lo haces con robot, a velocidad baja y durante muy poco tiempo (para evitar que la harina "desarrolle el gluten" y nos quede duro o suba poco el bizcocho)
Engrasar el MOLDE DESMOLDABLE de la Tienda de Mamá y la Nena, verter la masa y meter al horno, precalentado a 180º durante aproximadamente 30 minutos. El tiempo dependerá del horno. Si ves que se está tostando mucho, pero aún está crudo por el centro, puedes abrir la puerta transcurridos unos 15 minutos y cubrirlo con un papel de plata (intentando evitar que toque la masa). Si metes un palillo y sale limpio, está hecho. Si aún lo ves un poco tiernecillo por el centro, no pasa nada, sácalo que termina de cuajarse con propio calor del molde.
Cuando aún esté calentito, espolvorear azúcar por encima.

Deje su comentario: